Trabajo

Coronavirus COVID-19 | Sanciones de la Inspección de Trabajo por Incumplimientos de Medidas frente al COVID-19

Actualidad, Noticias

El pasado 8 de julio se publicó en el BOE el Real Decreto Ley 26/2020, de 7 de julio, de medidas de reactivación económica para hacer frente al impacto del COVID-19 en los ámbitos de transporte y vivienda  que, en su disposición final duodécima, establece la habilitación temporal (condicionada a la vigencia del Real Decreto Ley 21/2020) a los funcionarios de la Inspección de Trabajo y Seguridad Social y a los funcionarios habilitados por las Comunidades Autónomas (en su papel de  colaboración pericial y asesoramiento técnico a la Inspección)  para realizar labores de vigilancia y control, extendiendo actas de infracción en su caso, en relación con el cumplimiento por parte del empleador de las siguientes medidas de salud pública: 

· Adopción de medidas de ventilación, limpieza y desinfección adecuadas a las características e intensidad de uso de los centros de trabajo, con arreglo a los protocolos establecidos. 

· Puesta a disposición de agua y jabón, o geles hidroalcohólicos o desinfectantes con actividad virucida, autorizados y registrados por el Ministerio de Sanidad, para la limpieza de manos. 

· Adaptación de las condiciones de trabajo, incluida la ordenación de los puestos de trabajo y la organización de los turnos, así como el uso de los lugares comunes de forma que se garantice una distancia de seguridad interpersonal mínima de 1,5 metros entre trabajadores. Cuando no sea posible, deberá proporcionarse a los trabajadores equipos de protección adecuados al nivel de riesgo.  

· Adopción de medidas para evitar la coincidencia masiva de personas, tanto trabajadores como clientes/usuarios, en los centros de trabajo durante las franjas horarias de previsible mayor afluencia.  

Se establece que el incumplimiento de estas medidas constituirá una infracción grave, que será sancionable en los términos, por los órganos y con el procedimiento establecidos para las infracciones graves en materia de prevención de riesgos laborales, por el texto refundido de la Ley sobre Infracciones y Sanciones en el Orden Social, aprobado por Real Decreto legislativo 5/2000, de 4 de agosto.

Todo lo anterior podría suponer la imposición de sanciones por parte de la Inspección de Trabajo y Seguridad Social por importes desde 2.046 a 40.985 euros.

Coronavirus COVID-19 | Medidas de protección en el trabajo frente al COVID-19

Actualidad, Noticias

El BOE de hoy publica el Real Decreto-ley 21/2020, de 9 de junio, de medidas urgentes de prevención, contención y coordinación para hacer frente a la crisis sanitaria ocasionada por el COVID-19

En lo que respecta a los centros de trabajo, esta norma indica las siguientes obligaciones:

a) Adoptar medidas de ventilación, limpieza y desinfección adecuadas a las características e intensidad de uso de los centros de trabajo, con arreglo a los protocolos que se establezcan en cada caso.

b) Poner a disposición de los trabajadores agua y jabón, o geles hidroalcohólicos o desinfectantes con actividad virucida, autorizados y registrados por el Ministerio de Sanidad para la limpieza de manos.

c) Adaptar las condiciones de trabajo, incluida la ordenación de los puestos de trabajo y la organización de los turnos, así como el uso de los lugares comunes de forma que se garantice el mantenimiento de una distancia de seguridad interpersonal mínima de 1,5 metros entre los trabajadores. Cuando ello no sea posible, deberá proporcionarse a los trabajadores equipos de protección adecuados al nivel de riesgo.

d) Adoptar medidas para evitar la coincidencia masiva de personas, tanto trabajadores como clientes o usuarios, en los centros de trabajo durante las franjas horarias de previsible mayor afluencia.

e) Adoptar medidas para la reincorporación progresiva de forma presencial a los puestos de trabajo y la potenciación del uso del teletrabajo cuando por la naturaleza de la actividad laboral sea posible.

Por otro lado, se indica que las personas que presenten síntomas compatibles con COVID-19 o estén en aislamiento domiciliario debido a un diagnóstico por COVID-19 o que se encuentren en periodo de cuarentena domiciliaria por haber tenido contacto estrecho con alguna persona con COVID-19, no deberán acudir a su centro de trabajo.

En relación a los centros docentes, “las administraciones educativas deberán asegurar el cumplimiento por los titulares de los centros docentes, públicos o privados, que impartan las enseñanzas contempladas en el artículo 3 de la Ley Orgánica 2/2006, de 3 de mayo, de Educación, de las normas de desinfección, prevención y acondicionamiento de los citados centros que aquellas establezcan. En cualquier caso, deberá asegurarse la adopción de las medidas organizativas que resulten necesarias para evitar aglomeraciones y garantizar que se mantenga una distancia de seguridad de, al menos, 1,5 metros. Cuando no sea posible mantener dicha distancia de seguridad, se observarán las medidas de higiene adecuadas para prevenir los riesgos de contagio”.

Finalmente, si un trabajador empezara a tener síntomas compatibles con la enfermedad, se contactará de inmediato con el teléfono habilitado para ello por la comunidad autónoma o centro de salud correspondiente, y, en su caso, con los correspondientes servicios de prevención de riesgos laborales. De manera inmediata, el trabajador se colocará una mascarilla y seguirá las recomendaciones que se le indiquen, hasta que su situación médica sea valorada por un profesional sanitario.

Coronavirus COVID-19 | Recomendaciones para la vuelta en trabajos con proximidad física

Actualidad, Noticias

En esta guía se recogen directrices y recomendaciones para facilitar a las empresas el cumplimiento de las condiciones de seguridad y salud en sus centros de trabajo, ante el riesgo de contagio por el SARS-CoV-2.

Las recomendaciones de los servicios de prevención deben adaptarse para cooperar con las autoridades sanitarias, con el objetivo de limitar los contagios por el SARS-CoV-2.

Cualquier medida debe garantizar la protección adecuada de las personas trabajadora, en cumplimiento de la Ley de Prevención de Riesgos Laborales.

En concreto, se tratan las problemáticas relacionadas con odontología, fisioterapia, peluquerías y centros de manicura, centros de estética, taxi, VTC o autoescuelas y óptica y optometría.

En función del conocimiento científico y técnico disponible en cada momento sobre el SARS-CoV-2, será necesario realizar revisiones de las medidas propuestas.

 

ACCEDA A LAS RECOMENDACIONES

Coronavirus COVID-19 | Procedimiento de actuación para los servicios de Prevención de Riesgos Laborales frente a la exposición al SARS-CoV-2

Actualidad, Noticias

En el escenario actual de transmisión comunitaria sostenida generalizada es crucial mantener la capacidad de respuesta de todos los sectores económicos cuya actividad continúa, entre ellos, los que aseguran la prestación de servicios esenciales a la comunidad.

En este contexto, los servicios de prevención de riesgos laborales (SPRL) están llamados a cooperar con las autoridades sanitarias, adaptando su actividad y recomendaciones con el objetivo general de limitar los contagios de SARS-CoV-2. Dado que el contacto con el virus puede afectar a entornos sanitarios y no sanitarios, corresponde a las empresas evaluar el riesgo de exposición en que se pueden encontrar las personas trabajadoras en cada una de la tareas diferenciadas que realizan y seguir las recomendaciones que sobre el particular emita el servicio de prevención, siguiendo las pautas y recomendaciones formuladas por las autoridades sanitarias.

Es imprescindible reforzar las medidas de higiene personal en todos los ámbitos de trabajo y frente a cualquier escenario de exposición. Para ello se facilitarán los medios necesarios para que las personas trabajadoras puedan asearse adecuadamente siguiendo estas recomendaciones. En particular, se destacan las siguientes medidas:

• La higiene de manos es la medida principal de prevención y control de la infección.

• Etiqueta respiratoria:

o Cubrirse la nariz y la boca con un pañuelo al toser y estornudar, y desecharlo a un cubo de basura con tapa y pedal. Si no se dispone de pañuelos emplear la parte interna del codo para no contaminar las manos.

o Evitar tocarse los ojos, la nariz o la boca.

o Practicar buenos hábitos de higiene respiratoria.

• Mantener distanciamiento social de 2 metros.

Cualquier medida de protección debe garantizar que proteja adecuadamente al personal trabajador de aquellos riesgos para su salud o su seguridad que no puedan evitarse o limitarse suficientemente mediante la adopción de medidas organizativas, medidas técnicas y, en último lugar, medidas de protección individual. Todas las medidas anteriores se podrán adoptar simultáneamente si las condiciones de trabajo así lo requieren.

La información y la formación son fundamentales para poder implantar medidas organizativas, de higiene y técnicas entre el personal trabajador en una circunstancia tan particular como la actual. Se debe garantizar que todo el personal cuenta con una información y formación específica y actualizada sobre las medidas específicas que se implanten. Se potenciará el uso de carteles y señalización que fomente las medidas de higiene y prevención. Es importante subrayar la importancia de ir adaptando la información y la formación en función de las medidas que vaya actualizando el Ministerio de Sanidad, para lo cual se requiere un seguimiento continuo de las mismas.

Además de la higiene personal, se pondrán los medios necesarios para garantizar la higiene de los lugares de trabajo, que deberá intensificarse en relación con la práctica habitual. Las políticas de limpieza y desinfección de lugares y equipos de trabajo, son importantes medidas preventivas. Es crucial asegurar una correcta limpieza de las superficies y de los espacios, tratando de que se realice limpieza diaria de todas las superficies, haciendo hincapié en aquellas de contacto frecuente como pomos de puertas, barandillas, botones etc. Los detergentes habituales son suficientes. Se prestará especial atención a la protección del personal trabajador que realice las tareas de limpieza.

 

ACCEDA AL PROCEDIMIENTO DE ACTUACIÓN PARA LOS SERVICIOS DE PREVENCIÓN

Coronavirus COVID-19 | La Comunidad de Madrid acuerda el incremento del presupuesto para el programa de tarifa plana

Actualidad, Noticias

• Eleva a 9 millones el presupuesto del programa de Tarifa Plana, que prolonga durante doce meses el pago de 50 euros en cotizaciones a la Seguridad Social

 

El Consejo de Gobierno ha acordado que el Programa del Trabajo Autónomo, conocido como Tarifa Plana, incremente su presupuesto inicial para 2020, pasando de 6 a 9 millones de euros. Este programa ya ha permitido a más de 30.000 autónomos de la región prolongar durante un máximo de doce meses adicionales la tarifa plana de 50 euros mensuales de cotización a la Seguridad Social.

Cuando finaliza el período inicial del incentivo estatal, los beneficiarios reciben una ayuda económica por parte de la Comunidad de Madrid, que les permitirá mantener el coste en el pago de sus cuotas a la Seguridad Social durante 12 meses adicionales

Los 3 millones adicionales aprobados hoy permitirán atender un mayor número de solicitudes. Estas pueden ser presentadas por autónomos que se hayan dado de alta en el Régimen Especial de Trabajadores Autónomos de la Seguridad Social (RETA) o en el Sistema Especial para Trabajadores por Cuenta Propia Agrarios (SETA). También, por socios de cooperativas de trabajo asociado o de sociedades laborales encuadrados en el RETA que cumplan los requisitos para ser beneficiarios de la tarifa plana estatal.

Coronavirus COVID-19 | Criterio de la Dirección General de Trabajo sobre la aplicación de las medidas de suspensión y reducción de jornada durante la fase de desconfinamiento del estado de alarma

Actualidad, Noticias

Teniendo en cuenta la adopción del acuerdo en Consejos de Ministros de fecha 28 de
abril de 2020 del Plan para la desescalada de las medidas extraordinarias adoptadas
para hacer frente a la pandemia de COVID-19., interesa a este Centro Directivo aclarar
cómo se debe proceder por parte de personas trabajadoras y empresas en relación con
las medidas laborales de emergencia previstas en el Real Decreto-ley 8/2020,
particularmente en relación con las denominadas “medidas de flexibilización de los
mecanismos de ajuste temporal de actividad para evitar despidos”.

 
1. La evolución de la crisis sanitaria derivada del COVID 19 ha precipitado la adopción de un conjunto de medidas de todo orden, entre ellas, con especial calado e intensidad, medidas de carácter laboral.

 
En el caso de España, la expansión de la enfermedad obligó inicialmente a la adopción
de medidas por parte de las autoridades sanitarias y, posteriormente, llevó a la
aprobación del Real Decreto 463/2020, de 14 de marzo, por el que se estableció el
estado de alarma, con importantes medidas restrictivas de la movilidad y la actividad
económica, y que, por el momento, ha sido prorrogado en tres ocasiones, hasta el 9 de
mayo de 2020. Estas medidas de contención implicaron la implementación de medidas
preventivas específicas en la prestación laboral para reducir el número de personas
expuestas y el tiempo de exposición con cese parcial o total de determinadas
actividades.

 
A esta situación de emergencia respondió el Real Decreto-ley 8/2020, de 17 de marzo,
de medidas urgentes extraordinarias para hacer frente al impacto económico y social del COVID-19, en cuyo Capítulo II se establecían un conjunto de medidas de flexibilización que permitían agilizar los mecanismos previstos legalmente para que las empresas y las personas trabajadoras pudieran suspender o reducir su actividad, garantizando el acceso a las prestaciones económicas necesarias.

 
Estas medidas respondían al doble objetivo de:

 
a) Establecer los mecanismos necesarios para que los procedimientos para la
suspensión o reducción de la jornada que resultan aplicables conforme a la legislación vigente tuviesen la agilidad necesaria para garantizar que las consecuencias socioeconómicas de la situación de emergencia sanitaria tuvieren el menor impacto posible en el empleo.
b) Proteger a las personas trabajadoras, tanto su salud y seguridad, conteniendo la
progresión de la enfermedad mediante el confinamiento y otras medidas de contención,
como garantizando el acceso a ingresos sustitutivos para todas aquellas que se vieran
afectadas por los expedientes temporales de regulación de empleo.

 
2. Tras este periodo excepcional se impone la necesidad de reactivar de manera
progresiva la economía, mediante la dinamización de aquellos sectores cuya actividad
continúa limitada por el estado de alarma.

 
Se trata por tanto de implementar una respuesta adecuada para que las empresas
adopten los ajustes dinámicos necesarios que les permitan, desde diferentes puntos de
partida y grados de afectación, transitar hasta un escenario de “nueva normalidad”.

 
3. La definición concreta de las causas objetivas que integran la fuerza mayor por
COVID-19, establecida en el artículo 22.1 del Real Decreto-ley 8/2020, responde así a
una causa externa y perentoria cuyos efectos y ámbitos concretos son decididos en
cada momento por las autoridades competentes por razones de salud pública, lo que
tiene como consecuencia que las distintas medidas puedan ser aplicadas con una
intensidad y graduación paulatina y diferenciada.

 
Esta definición singular y ajustada a un escenario de crisis, para el que no existen
precedentes, no sólo permite, sino que hace aconsejable, que las suspensiones o
reducciones que se hubiesen adoptado con arreglo a un mayor rigor en la exigencia del
confinamiento vayan siendo dejadas de aplicar y modificadas en su alcance de acuerdo
con la propia evaluación de la situación de emergencia sanitaria, las previsiones de
desescalada y los factores a los que responde. En este sentido contamos como
precedente de lo anterior la interrupción de actividades no esenciales decretada por el Gobierno del 30 de marzo al 9 de abril, y en el que muchas empresas se vieron
abocadas a solicitar expedientes de regulación de empleo por causa de fuerza mayor
temporal para garantizar la extensión del confinamiento y la restricción de movimientos.

 
De este modo, las empresas que estuviesen aplicando las medidas de suspensión o
reducción de jornada pueden renunciar a las mismas, de manera total o parcial, respecto de parte o la totalidad de la plantilla, y de forma progresiva según vayan desapareciendo las razones vinculadas a la fuerza mayor. Igualmente será posible alterar la medida suspensiva inicialmente planteada y facilitar el tránsito hacia las reducciones de jornada, que suponen un menor impacto económico sobre la persona trabajadora y permitirán atender a la paulatinamente creciente oferta y demanda de productos y servicios de las empresas.

 
El esquema que se sigue del propio régimen jurídico establecido en el Real Decreto-ley
8/2020, de las causas y de las medidas extraordinarias de flexibilidad incluidas en el
mismo, permite responder plenamente y con el carácter dinámico preciso a las
necesidades por las cuales fueron aplicadas inicialmente, dejando de hacerlo por razón de su desafectación o desvinculación sobre la actividad y la plantilla de la empresa, sin imponer nuevas y gravosas condiciones de procedimiento.

 
De esta manera las empresas pueden recuperar la totalidad o parte de su actividad si es que por las razones comentadas las personas trabajadoras vuelven a desempeñar sus
tareas con carácter completo o parcial.

 
Las exigencias documentales y de procedimiento deben ser las imprescindibles. En este
sentido, bastará con comunicar a la autoridad laboral la renuncia a la medida autorizada o comunicada, ante una recuperación integra la actividad, y a trasladar a la entidad gestora de las prestaciones la situación de afección y desafección de cada una de las personas trabajadoras, de modo que el expediente de regulación temporal de empleo sirva para garantizar un tránsito no traumático hacia una normalidad futura en la que las medidas coyunturales hayan dejado de ser necesarias.

 
4. En resumen, toda la normativa laboral adoptada por causa del COVID-19, cuyo pilar o eje fundamental está constituido por medidas de ajuste interno de las empresas, tiene
como objetivo, por un lado mantener el empleo y proteger a las personas trabajadoras,
evitando la destrucción de puestos de trabajo; por otro, flexibilizar y agilizar los
mecanismos que son imprescindibles para lograrlo, evitando cargas innecesarias y
estableciendo como prioridad la recuperación de la actividad laboral y la reincorporación de las personas trabajadoras a sus puestos de trabajo. Todo ello acompasado con las medidas preventivas necesarias y las decisiones que en materia sanitaria fuesen acordadas en cada momento por las autoridades competentes.

 

¿Cómo comunicar la baja de la prestación de los trabajadores afectados por ERTE que se van incorporando a la actividad?

¿Cómo comunicar la baja de la prestación de todos los trabajadores afectados por ERTE por finalización de las medidas temporales?

Coronavirus COVID-19 | Apertura del centro de trabajo

Actualidad, Noticias

Debe siempre comunicarse a la Autoridad Laboral cualquiera que sea la actividad que se realice.

Esta comunicación es siempre obligatoria, con independencia de las comunicaciones que deban efectuarse o de las autorizaciones que deban otorgarse por otras autoridades.

 

Comunicación para obras de construcción.

Comunicación para el resto de actividades.

Coronavirus COVID-19 | Guía del IRSST para la reincorporación antes y después del COVID-19 con seguridad y salud en el trabajo

Actualidad, Noticias

PRIMERO: REORDENAR LA ACTIVIDAD

1. Identifica el estado de los recursos humanos, del personal disponible, del estado de sus puestos de trabajo y sus actividades prioritarias. Se recomienda:

o Identificar los recursos humanos disponibles y sus particularidades para poder adaptar la actividad en caso necesario. Es recomendable recordar las funciones a realizar según los puestos de trabajo e identificar los cambios y necesidades que se tengan que afrontar, mediante un análisis del proceso productivo.

o Para trabajadores especialmente sensibles o vulnerables 1 , en estos momentos las instrucciones sanitarias indican que el personal especialmente sensible debe ser apartado de la exposición posible al virus COVID 19 y se recomienda el trabajo en remoto en la medida de lo posible.

o En caso de que no puedas realizar tus tareas a distancia, deberás contactar con tu Servicio de Prevención para que el Médico del Trabajo acredite, en su caso, que efectivamente debes permanecer en una situación de aislamiento a efectos laborales y, si así fuese, se considerará una situación asimilada a accidente de trabajo para la prestación económica de incapacidad temporal. Ver anexo IV PROCEDIMIENTO DE ACTUACIÓN PARA LOS SERVICIOS DE PREVENCION DE RIESGOS LABORALES FRENTE A LA EXPOSICIÓN AL SARS-CoV-2

o El servicio sanitario del SPRL debe evaluar la presencia de personal trabajador especialmente sensible en relación a la infección de coronavirus SARS‐CoV‐2, establecer la naturaleza de especial sensibilidad de la persona trabajadora y emitir informe sobre las medidas de prevención, adaptación y protección. Para ello, tendrá en cuenta la existencia o inexistencia de unas condiciones que permitan realizar el trabajo sin elevar el riesgo propio de la condición de salud de la persona trabajadora.

o Detectar situaciones especiales de incorporación y reincorporación: Cabe destacar la incorporación y reincorporación de personal por motivos de cobertura de los servicios considerados esenciales y o necesarios, que debe conocer los riesgos posibles de contagio, cuestión de máxima prioridad cuando se pretende evitar la dispersión del virus. Se debe prever, en la medida de lo posible, la formación/información que recibirán para evitar la exposición al contagio.

o Si presentas cualquier sintomatología (tos, fiebre, dificultad al respirar, etc.) que pudiera estar asociada con el COVID-19 no debes acudir al trabajo y tienes que contactar con el teléfono de atención al COVID-19 de tu comunidad autónoma o con tu centro de atención primaria y seguir sus instrucciones. No debes acudir a tu puesto de trabajo hasta que te confirmen que no hay riesgo para ti o para los demás.

o Si has estado en contacto estrecho (convivientes, familiares y personas que hayan estado en el mismo lugar que un caso mientras el caso presentaba síntomas a una distancia menor de 2 metros durante un tiempo de al menos 15 minutos) o has compartido espacio sin guardar la distancia interpersonal con una persona afectada por el COVID-19, tampoco debes acudir a tu puesto de trabajo, incluso en ausencia de síntomas, por un espacio de al menos 14 días. Durante ese periodo debes realizar un seguimiento por si aparecen signos de la enfermedad. En el caso de que el contacto sea extralaboral comunícalo a tu Médico de Atención Primaria. Si el contacto se ha producido en el medio laboral, comunícalo al Médico del Trabajo del Servicio de Prevención para que puedas acreditar la situación ante tu Médico de Atención Primaria para la incapacidad laboral.

2. Identifica los servicios esenciales en el lugar de trabajo o negocio que dan continuidad a la actividad. Se recomienda:

o Identificar los servicios esenciales y los puestos de trabajo prioritarios que garantizan la continuidad de la actividad.

o Tener en cuenta el impacto de la modificación, reducción o interrupción de los distintos servicios mientras dure el escenario de estado de alarma, en la actividad y en el control de las situaciones de riesgo laboral.

3. Identificar el estado de los recursos materiales y de las condiciones de seguridad del centro de trabajo. Se recomienda:

o Revisar la existencia de equipos de protección individual y de equipos de protección colectiva necesarios en el centro de trabajo para los trabajadores antes de iniciar la actividad.

o Revisar la existencia de los materiales necesarios para cumplir con las recomendaciones higiénicas y de distanciamiento.

4. Identificar tus interacciones con personal externo y con clientes. Se recomienda:

o Reestablecer las comunicaciones con tus colaboradores.

o Limitar estas interacciones respetando en todo caso las distancias de seguridad.

o Es importante conocer si los clientes, suministradores, subcontratas del negocio han mantenido la actividad laboral en el periodo (es decir, son proveedores de atención médica o trabajadores de infraestructura esenciales), ya que habría que considerar un autocontrol más estricto para reducir la exposición y la transmisión a otras personas.

5. Revisar tus protocolos de compras y de gestión. En particular:

o Verifica los canales de compra, suministro, uso, información y mantenimiento de los equipos de protección individual.

o Verifica con tu servicio de prevención los equipos de protección individual que necesitas utilizar en función de tu actividad, teniendo en cuenta la prevención de la exposición al SARS-CoV-2.

o Comprueba que las especificaciones técnicas de los equipos que se van a comprar cumplen con lo verificado en el punto anterior.

o Será necesario establecer protocolos de gestión de residuos, y habilitar zonas específicas para eliminar los equipos de protección individual susceptibles de estar contaminados, a través de papeleras de pedal y la gestión del residuo posteriormente.

– Se recomienda que los pañuelos desechables que el personal emplee para el secado de manos o para el cumplimiento de la “etiqueta respiratoria” sean desechados en papeleras o contenedores protegidos con tapa y, a ser posible, accionados por pedal.

– Todo material de higiene personal (mascarillas, guantes de látex, etc.) debe depositarse en la fracción resto (agrupación de residuos de origen doméstico que se obtiene una vez efectuadas las recogidas separadas).

– En caso de que un trabajador presente síntomas mientras se encuentre en su puesto de trabajo, será preciso aislar el contenedor donde haya depositado pañuelos u otros productos usados. Esa bolsa de basura deberá ser extraída y colocada en una segunda bolsa de basura, con cierre, para su depósito en la fracción resto.

6. Ten en cuenta la distancia al lugar de trabajo.

o En la medida de lo posible fomenta medios de transporte seguros desde el punto de vista de prevención del contagio de COVID-19, en todo caso adaptados a las normativas estatales durante el estado de alarma.

o Recuerda facilitar un salvoconducto o declaración responsable a los trabajadores que indique que va a su centro de trabajo.

7. Prepara la información y comunicaciones que vas a dar a tus trabajadores. Se recomienda:

o Prever las formas de comunicación de la información, de los protocolos y decisiones que afecten a los trabajadores y a su seguridad.

o Facilita canales de comunicación o pregunta qué necesidades pueden tener las distintas áreas de producción de tu empresa desde el punto de vista de prevención del contagio de COVID-19.

o Aportar información sobre las medidas de prevención para promover la salud y el bienestar de todos.

o Ten en cuenta el necesario apoyo emocional que habrá que reforzar junto a la conciencia de prevención y responsabilidad social.

8. Prepara la colaboración de todos los componentes de la empresa para garantizar una vigilancia colectiva que permita la correcta ejecución de las medidas higiénicas y de seguridad. Conviene, además, designar a personas concretas con responsabilidad y poder de decisión que vigilen este cumplimiento.

 

SEGUNDO: PUESTA EN MARCHA DE LA ACTIVIDAD

1. Limpieza exhaustiva de todas las instalaciones. Si tienen contratada una empresa para la limpieza verifique que aplica los protocolos sanitarios y utiliza productos adecuados.

2. Adaptación de la actividad a los escenarios de riesgo y estatales que se produzcan. Se producirá una concurrencia progresiva de personas en el trayecto al centro de trabajo y en el propio centro en las entradas y salidas por lo que habrá que ir adaptando las condiciones materiales y organizativas a las nuevas situaciones. Por ello, se recomienda:

o Permitir la vuelta escalonada por niveles de prioridad en la actividad, y según la existencia de personal perteneciente a los colectivos vulnerables, intentando mantener o combinar la actividad presencial con el trabajo a distancia mientras sea posible.

o Flexibilizar los horarios de entrada y salida para evitar la concurrencia de personas, en la medida de lo posible.

3. Riesgos habituales de la actividad.

o Recupera tu evaluación de riesgos y la planificación de actividades preventivas, con estos documentos podrás recordar los riesgos habituales de tu centro de trabajo y las medidas de prevención y protección que hay que adoptar para eliminarlos o disminuirlos.

o Revisión de los equipos e instalaciones que pudieran haber visto afectada su seguridad tras un periodo de inactividad.

o Como consecuencia de las limitaciones establecidas o de los cambios en la actividad de las empresas derivados de la pandemia, es posible que se plantee la realización de tareas poco habituales para el personal.

Esto puede suponer la exposición de los trabajadores y trabajadoras a riesgos no contemplados en su puesto, con tareas, que incluso pueden no ser propias de su puesto de trabajo, y que, en consecuencia, no han sido evaluadas. Se deberá poner en conocimiento del Servicio de Prevención las nuevas tareas que desempeñarán los trabajadores antes de realizarlas, con el fin de garantizar que se hagan en condiciones seguras.

4. Insistir en la correcta ejecución de las recomendaciones en materia de higiene.

o Es imprescindible reforzar las medidas de higiene personal y respiratoria en todos los ámbitos de trabajo y frente a cualquier escenario de exposición.

o Reforzar la limpieza en superficies haciendo hincapié en la barra antipánico de la puerta, pomos, botoneras de ascensor, auricular de teléfono, teclado, descarga automática del sanitario, equipo expendedor de números de registro. Las superficies que se tocan con frecuencia, las superficies del baño y el inodoro deberán ser limpiadas con material desechable y desinfectadas diariamente. (Ejemplo: con un desinfectante doméstico que contenga lejía a una dilución 1:100 (1 parte de lejía y 99 partes de agua) preparado el mismo día que se va a utilizar).

o Cuando te incorpores al puesto de trabajo ventilar la zona (despacho o similar) durante un mínimo de 10 minutos.

o Antes de incorporarse al puesto de trabajo lavarse las manos (sin anillos, pulseras, relojes, etc.) de acuerdo a las recomendaciones elaboradas por el Ministerio de Sanidad. Desinfectar teclado, ratón, auricular del teléfono y similares con material desechable (no bayetas). o Una vez finalice la jornada de trabajo lavarse las manos con agua y jabón o gel hidroalcohólico.

o Dotar al centro de carteles informativos relativos al lavado de manos e higiene respiratoria (forma de toser y estornudar). o Realizar un recordatorio sobre las instrucciones relativas al uso correcto y mantenimiento de todos los EPIS.

o Diferencia si tu actividad está dentro del ámbito de aplicación del R.D. 664/97, de 12 de mayo, sobre la protección de los trabajadores contra los riesgos relacionados con la exposición a agentes biológicos durante el trabajo, ya que si estás incluido tendrás un conjunto de obligaciones adicionales. Será trabajo del técnico de prevención, encargado de realizar la evaluación de riesgos, reconocer si en una actividad laboral determinada hay o puede haber exposición a agentes biológicos y, en consecuencia, aplicar el Real Decreto 664/1997 en la extensión que determine el resultado de la evaluación. Algunas actividades son:

 Trabajos en centros de producción de alimentos.

 Trabajos agrarios.

 Actividades en las que existe contacto con animales o con productos de origen animal.

 Trabajos de asistencia sanitaria, comprendidos los desarrollados en servicios de aislamiento y de anatomía patológica.

 Trabajos en laboratorios clínicos, veterinarios, de diagnóstico y de investigación, con exclusión de los laboratorios de diagnóstico microbiológico.

 Trabajos en unidades de eliminación de residuos.

 Trabajos en instalaciones depuradoras de aguas residuales.

 Trabajo con personas infectadas o portadoras

 Trabajo con aguas contaminadas o con materiales contaminados

o En todas las actividades respetar las nuevas distancias de seguridad interpersonal. Consulta la guía editada por el INSST: “Medidas preventivas generales para garantizar la separación entre trabajadores frente a covid-19”.

o Realiza un control de aforos que permitan mantener la distancia de seguridad de 2 metros.

o Permite que los accesos y el uso de los vestuarios sea de forma escalonada y disponga de papeleras de pedal con identificación de residuo para desechar equipos contaminados.

o Limita las reuniones presenciales y en todo caso mantén la distancia de seguridad de 2 metros, así como las medidas higiénicas sociales.

o Refuerza la higiene personal y de las instalaciones. o Habilita zonas de recepción de mercancías que respeten las distancias de seguridad.

o Coloca pantallas protectoras de metacrilato para mostradores, zonas de atención a empresas concurrentes, público, etc.

5. Tenga en cuenta los siguientes aspectos psicosociales que ayudarán al control de las situaciones de estrés y otros daños asociados:

o Reordenar la actividad habitual adaptándola a los sucesivos escenarios de riesgo.

o Es importante generar un entorno de confianza. La mejor manera es elaborar un plan de trabajo conforme con el riesgo del puesto de trabajo.

o Recopilar y distribuir la información que está disponible a los trabajadores.

o Crear transparencia, comunícate e informa a los trabajadores las instrucciones de protección dictadas por la autoridad sanitaria.

o Definir bien las tareas de trabajo y distribuir los EPI adecuados y conocer su uso correcto.

o Generar solidaridad, rotar los descansos de los trabajadores (en la jornada de trabajo y descansos semanales), repartir las cargas del trabajo a los trabajadores.

o Fomentar el equipo de trabajo definiendo el objetivo de empresa por el que trabajos en este momento.

o Instruir en el manejo de las relaciones personales y habilidades en la comunicación personal.

o Atender a las dificultades en el manejo de la responsabilidad de su puesto de trabajo.

o Antes y después de la jornada atender las propuestas y necesidades de cada trabajador. Preguntar por cómo han descansado y proporcionar consejos.

o Proporcionar canales de apoyo que ofrezcan las administraciones y entidades especializadas.

o Dar las gracias y reconocer el trabajo desarrollado en las difíciles circunstancias.

6. Medidas de formación, de información y de vigilancia de la salud.

o Proporciona canales de formación de información en relación con estas medidas, el uso correcto de equipos de protección individual, medidas de prevención de factores psicosociales de forma prioritaria en estos momentos.

o En cuanto a la vigilancia de la salud revisa los periodos de caducidad de los reconocimientos médicos realizados. En su caso, solicita cita para su renovación y consulta con los servicios médicos de tu servicio de prevención la posibilidad de una prórroga del certificado de aptitud médica vigente.

o Incorpora en los protocolos de emergencia información sobre la forma de actuar ante la detección de un contagio o de presencia de síntomas por COVID-19.

7. Derechos y obligaciones. Consulta y participación.

o Los trabajadores tienen derechos de consulta y participación en todos los aspectos relacionados con la seguridad y salud en el trabajo. No obstante, en las empresas que cuenten con representantes de los trabajadores, estas consultas se llevarán a cabo con dichos representantes.

o El empresario deberá consultar a los trabajadores, con la debida antelación, sobre la adopción de las decisiones relativas, entre otras, a:

 La planificación y la organización del trabajo en la empresa y la introducción de nuevas tecnologías.

 La organización y desarrollo de las actividades de protección de la salud y prevención de los riesgos profesionales en la empresa.

 La designación de los trabajadores encargados de las medidas de emergencia.

 Cualquier otra acción que pueda tener efectos sustanciales sobre la seguridad y la salud de los trabajadores.

o En estas circunstancias de riesgo por contagio COVID-19 el trabajador tiene derecho a ser informado directamente de los riesgos para su salud y seguridad y de las medidas preventivas adoptadas, incluidas las previstas para hacer frente a situaciones de emergencia.

o Algunas medidas que puede aportar el servicio de prevención son:

 El servicio de prevención será el vehículo para estar al día de la información e implantación de todas las medidas al alcance.

 Tiene que garantizar una vigilancia periódica de su estado de salud, en función de los riesgos inherentes a su puesto de trabajo.

 Identificar las medidas de protección específicas para los trabajadores que, por las propias características personales o estado biológico conocido o incapacidad física, psíquica o sensorial, sean especialmente sensibles a determinados riesgos derivados del trabajo.

8. Supervisión de las condiciones de trabajo en materia de seguridad y salud en el trabajo en relación con el COVID-19.

o La empresa debe realizar una vigilancia y seguimiento de la ejecución correcta de las medidas higiénicas y de seguridad dentro de la empresa.

o El art. 10.6. del Real Decreto 463/2020, de 14 de marzo, por el que se declara el estado de alarma para la gestión de la situación de crisis sanitaria ocasionada por el COVID-19, habilita al Ministro de Sanidad para modificar, ampliar o restringir las medidas, lugares, establecimientos y actividades enumeradas en dicho artículo, por razones justificadas de salud pública.

o Los servicios de prevención de riesgos laborales (SPRL) están llamados a cooperar con las autoridades sanitarias, adaptando su actividad y recomendaciones con el objetivo general de limitar los contagios de SARS-CoV-2. Dado que el contacto con el virus puede afectar a entornos sanitarios y no sanitarios, corresponde a las empresas evaluar el riesgo de exposición en que se pueden encontrar las personas trabajadoras en cada una de las tareas diferenciadas que realizan y seguir las recomendaciones que sobre el particular emita el servicio de prevención, siguiendo las pautas y recomendaciones formuladas por las autoridades sanitarias.

o En cuanto a las actuaciones de la Inspección de Trabajo y Seguridad Social en relación con las medidas a adoptar por las empresas para prevenir la infección de sus trabajadores/as por el virus SARS-CoV-2, indicar que, no procede la utilización por los funcionarios de la Inspección de Trabajo y Seguridad Social de la facultad de paralizar trabajos, tareas o actividades por riesgo grave e inminente, si se apreciase la existencia de riesgo de exposición y de contagio por incumplimiento de las medidas preventivas acordadas por el Ministerio de Sanidad. Dicha facultad se podrá utilizar en el caso de que se constatase la existencia, exclusivamente, de riesgos laborales graves e inminentes por los incumplimientos de la normativa de prevención de riesgos laborales, considerados aisladamente y no en concurrencia con incumplimientos de las medidas preventivas sanitarias.

o El Instituto Regional de Seguridad y Salud en el Trabajo continúa realizando sus funciones adaptadas a la situación actual de pandemia provocada por el coronavirus, y en consonancia con lo dispuesto por el Gobierno, en colaboración con las autoridades y la IPTSS, con objeto de preservar la integridad y salud de los trabajadores.

o En el caso de constatación de incumplimientos de medidas preventivas sanitarias frente al coronavirus, se informará a las Autoridades Sanitarias competentes.

 

GUÍA COMPLETA DE ACTUACIÓN PARA LA REINCORPORACIÓN ANTES Y DESPUÉS DEL COVID-19 CON SEGURIDAD Y SALUD EN EL TRABAJO