Pymes

Industria conectada 4.0 2019

Financiación, Ayudas, Noticias

Objeto:

Concesión de préstamos para proyectos de investigación industrial, desarrollo experimental así como proyectos de innovación en materia de organización y procesos de PYMEs en Áreas Estratégicas (ver descripción de Áreas al final).

 

Tipo de ayuda:

  • Préstamo al 0% de interés de hasta el 80% del coste financiable del proyecto.
  • Plazo de amortización 10 años, incluidos 3 años de carencia.
  • Pago anticipado, tras la aprobación de la propuesta.

 

¿Quién puede presentar propuestas?

Empresas del sector manufacturero -encuadradas en CNAEs C-10 al C-32- constituidas antes del 8 de mayo de 2016.

 

Gastos subvencionables:

  • Costes de personal.
  • Costes de instrumental y material inventariable.
  • Costes de investigación contractual.
  • Otros gastos de explotación adicionales que se deriven directamente de la actividad del proyecto (patentes, modelos de utilidad, costes de material…)

 

Fecha de ejecución de gastos:

Desde el día posterior a la presentación de la solicitud hasta 18 meses después de la concesión.

Esto equivale aproximadamente desde abril-mayo de 2019 hasta enero de 2021.

 

Presupuesto mínimo y máximo:

Presupuesto mínimo = 100.000€

Presupuesto máximo = 5 veces fondos propios a 31/12/2017 según cuentas inscritas en Registro

 

Garantía:

No necesaria para la presentación de propuestas.

Tras la aprobación provisional, se exigirá garantía del 20% del préstamo.

 

Fecha tope de presentación:

Miércoles 8 de mayo de 2019.

 

Presupuesto total de la ayuda:

50.000.000 €

 

Tipos de proyectos objeto de las ayudas:

  • Proyectos de investigación industrial: investigación planificada cuyo objeto es la adquisición de nuevos conocimientos y técnicas que puedan resultar de utilidad para la creación de nuevos productos, procesos o servicios o contribuir a mejorar considerablemente los ya existentes.
  • Proyectos de desarrollo experimental: adquisición, combinación, configuración y empleo de conocimientos y técnicas existentes de índole científica, tecnológica, empresarial o de otro tipo con vistas a la elaboración de planes y estructuras o diseños de productos, procesos o servicios nuevos, modificados o mejorados. Incluye el desarrollo de prototipos y proyectos piloto que puedan destinarse a usos comerciales.

El desarrollo experimental no incluye las modificaciones habituales o periódicas efectuadas en productos, líneas de producción, procesos de fabricación, servicios existentes y otras operaciones en curso, aun cuando dichas modificaciones puedan representar mejoras de los mismos

  • Proyectos de innovación en materia de organización de PYME: aplicación de un nuevo método organizativo a las prácticas comerciales, la organización del centro de trabajo o las relaciones exteriores de una PYME.

No se incluyen los cambios basados en métodos organizativos ya empleados en la empresa, los cambios en la estrategia de gestión, las fusiones y adquisiciones, el abandono de un proceso, la mera sustitución o ampliación de capital, los cambios exclusivamente derivados de variaciones del precio de los factores, la producción personalizada, la adaptación a los usos locales, los cambios periódicos de carácter estacional u otros cambios cíclicos y el comercio de productos nuevos o significativamente mejorados.

  • Proyectos de innovación en materia de procesos de PYME: aplicación de un método de producción o suministro nuevo significativamente mejorado (incluidos cambios significativos relativos a técnicas, equipos o programas informáticos).

No se incluyen los cambios o mejoras de importancia menor, los aumentos de las capacidades de producción o servicio mediante la introducción de sistemas de fabricación o logística muy similares a los ya utilizados, el abandono de un proceso, la mera sustitución o ampliación de capital, los cambios exclusivamente derivados de variaciones del precio de los factores, la producción personalizada, la adaptación a los usos locales, los cambios periódicos de carácter estacional u otros cambios cíclicos y el comercio de productos nuevos o significativamente mejorados.

 

En proyectos de investigación o desarrollo, es necesario aportar un informe emitido por una entidad acreditada por ENAC en el que se certifique que el proyecto corresponde a una actuación de I+D.

 

 

Para ampliar información o recibir un diagnóstico gratuito de las ayudas que puede recibir tu empresa, por favor contacta con:

Teléfono:  91 654 14 11

Email: innormadrid@innormadrid.org

 

 

 

 

La UE lanza su programa para aumentar en 2.100 millones la inversión en ‘startups’

Actualidad, Noticias, pymes
  • El objetivo es que las pymes ganen peso para poder competir a nivel mundial
  • Axon Partners Group, la única gestora española seleccionada

 

VentureUE, el programa de la Comisión Europea y del Fondo Europeo de Inversiones, ha seleccionado a seis gestoras europeas para que canalicen la inversión en fondos de ‘venture capital’ con el objetivo de que las pymes europeas ganen tamaño, sean atractivas para competir en el mercado mundial y atraigan el interés de grandes inversores que puedan financiar su desarrollo -una pyme norteamericana recibe seis veces más inversión que una europea-.

En concreto, este programa distribuirá 410 millones entre las gestoras seleccionadas (la española Axon Partners Group; las británicas Aberdeen Standard Investments, Isomer Capital, LGT, Lombard Odier Asset Management; y la sueca Schroder Adveq) para que pongan en marcha sus vehículos de inversión en un plazo de un año por valor conjunto de, al menos, 2.100 millones.

A través de cada uno de estos vehículos, las gestoras invertirán de forma directa en fondos de ‘venture capital’ que a su se invertirán en pymes de varios sectores como TIC, ciencias de la salud, biotecnología y eficiencia energética, entre otros.

El objetivo es que el ecosistema de ‘venture capital’ en Europa y sus fondos ganen tamaño para acelerar el crecimiento de las pymes del Viejo Continente, que por falta de recursos quedan rezagadas frente a sus rivales norteamericanas. Mirando las cifras, es destacable que el tamaño promedio de los fondos de capital semilla en España es de 65 millones frente a los 156 millones de EEUU. Esto se traduce a su vez en que el número de ‘unicornios’ (compañías con valoración superior a los 1.000 millones) sea mucho menor: en Norteamérica la cifra ascendía a 109 el pasado año, frente a los 26 europeos.

Ganar atractivo

Con esta inyección de capital, los fondos españoles y europeos ganarán atractivo para los inversores privados o institucionales, que muchas veces quedan fuera porque los tickets de inversión requeridos son más pequeños de lo que dicta su estrategia y no pueden destinar recursos ni seguimiento a inversiones tan pequeñas. De hecho, este programa ya ha conseguido atraer el interés de inversores privados, que han aportado la mitad de los 410 millones comprometidos. De esta cantidad, 200 millones proceden del programa Horizonte 2020 de la UE; 105 millones del Plan Cosme; y 105 millones del Fondo Europeo de Inversiones.

Con todo, esta no es la primera iniciativa que la Comisión Europea desarrolla para favorecer este tipo de inversiones. Sin ir más lejos, el pasado mes de marzo ha entrado en vigor la nueva normativa para fondos que invierten en capital semilla (EuVECA) y para proyectos de emprendeduría social (EuSEF), facilitando el acceso a inversores de diferente tamaño.

Desde hace años, España cuenta con un programa de financiación similar. El Fond-ICO Global, que se encuentra en pleno proceso de selección de gestoras en su décima convocatoria, ha servido para financiar el capital privado en la crisis y consolidarse como una alternativa a la financiación bancaria para las pymes. Aunque en un principio se centró en gestoras más grandes, desde hace un par de años cuenta con una parte destinada a proyectos de inversión más pequeños (tanto ‘venture capital’ como transferencia tecnológica).

Fuente: ElEconomista

El 95 % de las empresas españolas tiene menos de 10 empleados

Actualidad, Noticias, Sin categoría

En la actualidad el 94,8 % de las empresas españolas son micropymes, es decir, tienen plantillas inferiores a diez empleados. Europa Press ha revelado este dado basándose en el último estudio del Instituto de Estudios Económicos (IEE) que recopiló datos del informe de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE) denominado ‘Entrepreneurship at Glance 2017’.

Nuestro país se basa en la microeconomía y es una situación que se repite en la mayoría de los 30 territorios que conforman la OCDE. De hecho, el estudio pone de relieve que en todos los países la estructura predominante es la de la micro-empresa, modalidad empresarial que se repite con una media que oscila entre el 68 y el 98% de las entidades privadas registradas.

España se sitúa por encima de la mitad de la tabla en porcentaje de micro-pymes.Delante de nosotros hay 11 países con un mayor porcentaje de minoristas en su tejido empresarial y son, por este orden: Italia (95% de negocios con plantillas inferior a diez trabajadores), Polonia (95,1%), Países Bajos (95,2%), Portugal (95,3%), Francia (95,5%), República Checa (96%), Grecia (96,4%), Eslovaquia (96,7%), Australia (97,2%). El primer lugar es para Turquía (98,3%).

Por encima de España se sitúan territorios que, en su mayoría, cuentan con un sistema económico más estable como Eslovenia y Bélgica (94,6% en ambos), Suecia (93,5%), Hungría (94,1%), Irlanda (92,4%), Israel (92,3%), Lituania (92%), Noruega (91,6%), Finlandia (91,3%), Letonia (90,6%), México (90,4%) y Estonia (90,2%).

Países grandes, entidades grandes

El informe de elaborado por la OCDE deja de manifiesto lo que ya de por sí es bien sabido: los países con mayor territorio y economías más sólidas son a su vez, los que cuentan con un menor número de empresas pequeñas, precisamente por las propias exigencias del mercado interno. Prueba de ello son los porcentajes de micropymes registradas en Canadá (71,9%), Nueva Zelanda (78,7%), Estados Unidos (79,4%), Alemania (83,5%), Japón (86,2%), Austria (87,2%), Luxemburgo (87,3%), Rumanía (88,4%), Reino unido (89%) y Dinamarca (89,1%).

 

Fuente: Cinco Días

Las barreras de pymes y autónomos para culminar la transformación digital

Actualidad, Comercio, Noticias

online-1673585_1280

 

“La digitalización de las pymes va a ser un elemento clave para la evolución de la economía española en los próximos años”, según Mario Buisán, director general de Industria y Pyme del Ministerio de Economía, Industria y Competitividad, durante la presentación del informe ‘Estado de la transformación digital en pymes y autónomos’, que eAPyme y ESADE han elaborado con la colaboración de las entidades representantes de siete sectores que conforman esta Asociación.

El estudio, promovido por eAPyme y elaborado por Josep Lluis Cano, profesor de ESADE, complementa los resultados del ‘Informe e-Pyme 2016’ del Observatorio Nacional de las Telecomunicaciones y de la Sociedad de la Información (ONTSI). En él se recoge la opinión de empresas de siete sectores -alojamientos y hotelero, industria de alimentación y bebidas, actividades logísticas, reparto urbano de mercancías, artesanía, tecnologías de la información y comunicación, y servicios profesionales- en relación al estado actual de la incorporación de las Tecnologías de Información y Comunicación (TIC) en las empresas, su grado de transformación digital y sus necesidades para lograr una mayor optimización de estas.

Para Josep Lluís Cano, “las pymes y los autónomos están adoptando las TIC desde un punto de vista estratégico. Son conscientes del valor que aportan a su gestión interna, a su relación con clientes y a su integración con sus proveedores. Sin embargo, siguen encontrando dificultades en torno a los recursos, a la formación digital para el personal de plantilla, a la oferta a la que acceden y a la falta de estándares”. Asimismo, el profesor de ESADE ha añadido que “las TIC que más valor aportan son aquellas relacionadas con la movilidad, siempre que tengan conectividad”.

Ventajas de la inversión en TIC

El informe ‘Estado de la transformación digital en pymes y autónomos’ recalca que, tanto pymes como autónomos, son conscientes de la importancia de las TIC para sus compañías. En este sentido, el estudio da cuenta de que las principales motivaciones de pymes y autónomos para implementar el uso de las TIC en sus compañías son internas, relacionadas con sus clientes y el mercado, relativas a su marca y su comunicación, y a su propio uso, como herramientas de colaboración con terceros, de integración vertical y estratégica.

Desde un punto de vista interno de las compañías, los consultados consideran que el uso de las TIC no solo mejora y facilita su trabajo sino que, también, agiliza sus procesos y operativas diarias, y, por tanto, favorece su productividad y trazabilidad. Sin embargo, este aspecto es crítico para algunos subsectores como el de la industria alimentaria o el de la logística, que plantea la necesidad de automatizar determinados procesos.

Otro aliciente que conciben las empresas acerca del uso de las TIC es que favorecen las relaciones con sus clientes, ya que promueven una comunicación más directa y rápida, y aportan un mayor conocimiento del mercado, de sus segmentos y de su valor potencial. Asimismo, reconocen el valor que añade a su imagen de marca, reputación, posicionamiento y visibilidad.

Un aspecto al que los consultados también hacen referencia, es la formación en competencias digitales para sus empleados. Según estos, es un factor fundamental para que sus trabajadores generen ventas directas sin necesidad de una intermediación de plataformas tecnológicas y, para que, además, se generen más oportunidades de colaboración entre pymes y autónomos con terceros.

Barreras y demandas

La oferta, los costes y las necesidades internas de personal y de formación son las principales barreras que afrontan las pymes y los autónomos a la hora de implementar las TIC en su modelo de negocio, según revela el informe ‘Estado de la transformación digital en pymes y autónomos’.

Según las pymes y autónomos consultados para el informe, estas dificultades vienen motivadas por la abundante oferta de soluciones existentes, ya que según indican no siempre se adaptan a sus necesidades. Además, éstos señalan la falta de recursos económicos y de personal como otro factor que incide en el proceso de implementación. En este sentido, para revertirlos destacan que son necesarias las ayudas públicas tanto para la adquisición y mantenimiento de las TIC como para los aspectos relativos a la formación en competencias digitales de sus empleados, puesto que reconocen que estas herramientas repercuten positivamente en el posicionamiento y visibilidad de sus empresas, tanto para su entorno físico como el digital.

De igual modo, otro aspecto que pymes y autónomos consideran esencial para conseguir una mayor eficiencia de las TIC es la conectividad, el acceso a internet. Una herramienta que consideran vital para su día a día, pero que, en algunas áreas en las que operan, la cobertura ofrecida no siempre satisface las necesidades de éstas y genera pérdidas en su productividad. Asimismo, pymes y autónomos consideran que, para lograr un alto rendimiento de las TIC, estas se deben “implementar de arriba abajo”, es decir, concebir el valor que aportan a la empresa, definir su uso y los objetivos que se quieren alcanzar con estas.

Fuente: El Economista