peluquería

Coronavirus COVID-19 | Guía de preguntas frecuentes sobre la situación del comercio de la Comunidad de Madrid (actualizado 25.05)

Actualidad, Noticias

Por Orden SND/440/2020, de 23 de mayo, por la que se modifica la Orden SND/399/2020, de 9 de mayo, para la flexibilización de determinadas restricciones de ámbito nacional, establecidas tras la declaración del estado de alarma en aplicación de la fase 1 del Plan para la transición hacia una nueva normalidad, la Comunidad de Madrid se incorpora a la denominada “Fase 1” con efectos desde el 25 de mayo, manteniéndose para el sector comercial, prácticamente sin variación, las medidas contenidas en la Orden SND 414/2020, de 16 de mayo.

En el presente documento se pretende dar respuesta a las consultas más frecuentes que los ciudadanos, ya sean comerciantes, empresarios o consumidores, han planteado en los últimos días. Estas preguntas y respuestas se irán actualizando en la medida en que la evolución de la situación lo aconseje y siempre teniendo en cuenta que, de acuerdo con lo previsto en el Real Decreto 463/2020, de 14 de marzo, por el que se declara el Estado de Alarma para la gestión de la situación de crisis sanitaria ocasionada por el COVID-19, el Gobierno de la Nación “suspenderá la actividad de cualquier establecimiento que, a juicio de la autoridad competente, pueda suponer un riesgo de contagio por las condiciones en las que se esté desarrollando”.

 

¿QUÉ ESTABLECIMIENTOS COMERCIALES PUEDEN ABRIR DURANTE EL ESTADO DE ALARMA EN FASE 1?

Podrán permanecer abiertos los comercios minoristas, de cualquier formato, que se dediquen a la distribución alimentaria o a la venta de productos o bienes de primera necesidad, de conformidad con lo establecido en la Orden 367/2020, de 13 de marzo, de la Consejería de Sanidad de la Comunidad de Madrid, por la que se adoptan medidas preventivas de salud pública en la Comunidad de Madrid como consecuencia de la situación y evolución del coronavirus (COVID-19), así como en el Real Decreto 463/2020, de 14 de marzo, por el que se declara el Estado de Alarma para la gestión de la situación de crisis sanitaria ocasionada por el COVID-19, en las mismas condiciones en las que venían desarrollando su actividad desde la declaración del estado de alarma.

En la Fase 1, podrá asimismo procederse a la reapertura al público de todos los establecimientos y locales comerciales minoristas y de actividades de servicios profesionales cuya actividad se hubiera suspendido tras la declaración del estado de alarma en virtud de lo dispuesto en el artículo 10.1 del Real Decreto 463/2020, de 14 de marzo, por el que se declara el estado de alarma para la gestión de la situación de crisis sanitaria ocasionada por el COVID-19, siempre que tengan una superficie útil de exposición y venta igual o inferior a 400 metros cuadrados, pudiendo, en el caso de superar este límite, acotar el espacio que se reabra al público ajustándose a este umbral.

También podrán reanudar su actividad aquellos establecimientos comerciales que se encuentren dentro de parques o centros comerciales y cuenten con acceso directo e independiente desde el exterior del parque o centro comercial, siempre que tengan una superficie útil de exposición y venta igual o inferior a 400 metros cuadrados, pudiendo, en el caso de superar este límite, acotar el espacio que se reabra al público ajustándose a este umbral.

Si bien ya no exige la cita previa, en todo caso será necesario que se reduzca al treinta por ciento el aforo total de los locales comerciales y que se garantice una distancia mínima de dos metros entre clientes; así como establecer un horario de atención con servicio prioritario para mayores de 65 años.

 

¿QUÉ ESTABLECIMIENTOS COMERCIALES DEBEN CERRAR DURANTE EL ESTADO DE ALARMA?

Todos los comercios minoristas de carácter no esencial con una superficie útil de exposición y venta superior a 400 metros cuadrados o que no acoten el espacio que se reabra al público a este umbral; aquellos establecimientos que teniendo una superficie inferior se encuentren ubicados en centros o parques comerciales sin acceso directo e independiente desde el exterior del parque o centro comercial; así como aquellos que no cumplan las medidas previstas en la Orden del Ministerio de Sanidad SND/399/2020, de 9 de mayo.

 

Guía de preguntas frecuentes sobre la situación del comercio de la Comunidad de Madrid (actualizado 25.05)

Coronavirus COVID-19 | Recomendaciones para la vuelta en trabajos con proximidad física

Actualidad, Noticias

En esta guía se recogen directrices y recomendaciones para facilitar a las empresas el cumplimiento de las condiciones de seguridad y salud en sus centros de trabajo, ante el riesgo de contagio por el SARS-CoV-2.

Las recomendaciones de los servicios de prevención deben adaptarse para cooperar con las autoridades sanitarias, con el objetivo de limitar los contagios por el SARS-CoV-2.

Cualquier medida debe garantizar la protección adecuada de las personas trabajadora, en cumplimiento de la Ley de Prevención de Riesgos Laborales.

En concreto, se tratan las problemáticas relacionadas con odontología, fisioterapia, peluquerías y centros de manicura, centros de estética, taxi, VTC o autoescuelas y óptica y optometría.

En función del conocimiento científico y técnico disponible en cada momento sobre el SARS-CoV-2, será necesario realizar revisiones de las medidas propuestas.

 

ACCEDA A LAS RECOMENDACIONES

Coronavirus COVID-19 | Criterio de la Dirección General de Trabajo sobre la aplicación de las medidas de suspensión y reducción de jornada durante la fase de desconfinamiento del estado de alarma

Actualidad, Noticias

Teniendo en cuenta la adopción del acuerdo en Consejos de Ministros de fecha 28 de
abril de 2020 del Plan para la desescalada de las medidas extraordinarias adoptadas
para hacer frente a la pandemia de COVID-19., interesa a este Centro Directivo aclarar
cómo se debe proceder por parte de personas trabajadoras y empresas en relación con
las medidas laborales de emergencia previstas en el Real Decreto-ley 8/2020,
particularmente en relación con las denominadas “medidas de flexibilización de los
mecanismos de ajuste temporal de actividad para evitar despidos”.

 
1. La evolución de la crisis sanitaria derivada del COVID 19 ha precipitado la adopción de un conjunto de medidas de todo orden, entre ellas, con especial calado e intensidad, medidas de carácter laboral.

 
En el caso de España, la expansión de la enfermedad obligó inicialmente a la adopción
de medidas por parte de las autoridades sanitarias y, posteriormente, llevó a la
aprobación del Real Decreto 463/2020, de 14 de marzo, por el que se estableció el
estado de alarma, con importantes medidas restrictivas de la movilidad y la actividad
económica, y que, por el momento, ha sido prorrogado en tres ocasiones, hasta el 9 de
mayo de 2020. Estas medidas de contención implicaron la implementación de medidas
preventivas específicas en la prestación laboral para reducir el número de personas
expuestas y el tiempo de exposición con cese parcial o total de determinadas
actividades.

 
A esta situación de emergencia respondió el Real Decreto-ley 8/2020, de 17 de marzo,
de medidas urgentes extraordinarias para hacer frente al impacto económico y social del COVID-19, en cuyo Capítulo II se establecían un conjunto de medidas de flexibilización que permitían agilizar los mecanismos previstos legalmente para que las empresas y las personas trabajadoras pudieran suspender o reducir su actividad, garantizando el acceso a las prestaciones económicas necesarias.

 
Estas medidas respondían al doble objetivo de:

 
a) Establecer los mecanismos necesarios para que los procedimientos para la
suspensión o reducción de la jornada que resultan aplicables conforme a la legislación vigente tuviesen la agilidad necesaria para garantizar que las consecuencias socioeconómicas de la situación de emergencia sanitaria tuvieren el menor impacto posible en el empleo.
b) Proteger a las personas trabajadoras, tanto su salud y seguridad, conteniendo la
progresión de la enfermedad mediante el confinamiento y otras medidas de contención,
como garantizando el acceso a ingresos sustitutivos para todas aquellas que se vieran
afectadas por los expedientes temporales de regulación de empleo.

 
2. Tras este periodo excepcional se impone la necesidad de reactivar de manera
progresiva la economía, mediante la dinamización de aquellos sectores cuya actividad
continúa limitada por el estado de alarma.

 
Se trata por tanto de implementar una respuesta adecuada para que las empresas
adopten los ajustes dinámicos necesarios que les permitan, desde diferentes puntos de
partida y grados de afectación, transitar hasta un escenario de “nueva normalidad”.

 
3. La definición concreta de las causas objetivas que integran la fuerza mayor por
COVID-19, establecida en el artículo 22.1 del Real Decreto-ley 8/2020, responde así a
una causa externa y perentoria cuyos efectos y ámbitos concretos son decididos en
cada momento por las autoridades competentes por razones de salud pública, lo que
tiene como consecuencia que las distintas medidas puedan ser aplicadas con una
intensidad y graduación paulatina y diferenciada.

 
Esta definición singular y ajustada a un escenario de crisis, para el que no existen
precedentes, no sólo permite, sino que hace aconsejable, que las suspensiones o
reducciones que se hubiesen adoptado con arreglo a un mayor rigor en la exigencia del
confinamiento vayan siendo dejadas de aplicar y modificadas en su alcance de acuerdo
con la propia evaluación de la situación de emergencia sanitaria, las previsiones de
desescalada y los factores a los que responde. En este sentido contamos como
precedente de lo anterior la interrupción de actividades no esenciales decretada por el Gobierno del 30 de marzo al 9 de abril, y en el que muchas empresas se vieron
abocadas a solicitar expedientes de regulación de empleo por causa de fuerza mayor
temporal para garantizar la extensión del confinamiento y la restricción de movimientos.

 
De este modo, las empresas que estuviesen aplicando las medidas de suspensión o
reducción de jornada pueden renunciar a las mismas, de manera total o parcial, respecto de parte o la totalidad de la plantilla, y de forma progresiva según vayan desapareciendo las razones vinculadas a la fuerza mayor. Igualmente será posible alterar la medida suspensiva inicialmente planteada y facilitar el tránsito hacia las reducciones de jornada, que suponen un menor impacto económico sobre la persona trabajadora y permitirán atender a la paulatinamente creciente oferta y demanda de productos y servicios de las empresas.

 
El esquema que se sigue del propio régimen jurídico establecido en el Real Decreto-ley
8/2020, de las causas y de las medidas extraordinarias de flexibilidad incluidas en el
mismo, permite responder plenamente y con el carácter dinámico preciso a las
necesidades por las cuales fueron aplicadas inicialmente, dejando de hacerlo por razón de su desafectación o desvinculación sobre la actividad y la plantilla de la empresa, sin imponer nuevas y gravosas condiciones de procedimiento.

 
De esta manera las empresas pueden recuperar la totalidad o parte de su actividad si es que por las razones comentadas las personas trabajadoras vuelven a desempeñar sus
tareas con carácter completo o parcial.

 
Las exigencias documentales y de procedimiento deben ser las imprescindibles. En este
sentido, bastará con comunicar a la autoridad laboral la renuncia a la medida autorizada o comunicada, ante una recuperación integra la actividad, y a trasladar a la entidad gestora de las prestaciones la situación de afección y desafección de cada una de las personas trabajadoras, de modo que el expediente de regulación temporal de empleo sirva para garantizar un tránsito no traumático hacia una normalidad futura en la que las medidas coyunturales hayan dejado de ser necesarias.

 
4. En resumen, toda la normativa laboral adoptada por causa del COVID-19, cuyo pilar o eje fundamental está constituido por medidas de ajuste interno de las empresas, tiene
como objetivo, por un lado mantener el empleo y proteger a las personas trabajadoras,
evitando la destrucción de puestos de trabajo; por otro, flexibilizar y agilizar los
mecanismos que son imprescindibles para lograrlo, evitando cargas innecesarias y
estableciendo como prioridad la recuperación de la actividad laboral y la reincorporación de las personas trabajadoras a sus puestos de trabajo. Todo ello acompasado con las medidas preventivas necesarias y las decisiones que en materia sanitaria fuesen acordadas en cada momento por las autoridades competentes.

 

¿Cómo comunicar la baja de la prestación de los trabajadores afectados por ERTE que se van incorporando a la actividad?

¿Cómo comunicar la baja de la prestación de todos los trabajadores afectados por ERTE por finalización de las medidas temporales?

Coronavirus COVID-19 | Real Decreto 463/2020, de 14 de marzo, por el que se declara el estado de alarma para la gestión de la situación de crisis sanitaria ocasionada por el COVID-19

Actualidad, Noticias

¿Puedo salir de casa?, ¿Para qué?, ¿Qué excepciones?

El decreto de estado de alarma limita los desplazamientos a los casos de fuerza mayor y, para los permitidos, se establece que habrá que evitar aglomeraciones y que debe mantenerse una “distancia de seguridad de al menos un metro” para evitar el contagio.

 

Los desplazamientos permitidos serán los necesarios para ir a trabajar, retornar al lugar de residencia habitual, comprar alimentos o medicamentos, acudir a hospitales o cuidar a ancianos o personas dependientes, desplazarse a entidades financieras o pasear a una mascota.

¿Qué transportes puedo utilizar?

El transporte público de viajeros en el interior del país por carretera, ferroviario, aéreo y marítimo se reducirá al menos un 50 %, a excepción del servicio de Cercanías y del resto de transportes de competencia autonómica y municipal, es decir, Metro y autobuses urbanos e interurbanos.

Según el real decreto que declara el estado de alarma por la crisis del coronavirus, dichas medidas y porcentajes podrán ser modificados por el Ministro de Transportes, Movilidad y Agenda Urbana (Mitma), que podrá establecer condiciones específicas al respecto.

En el caso de los servicios de transporte público de competencia autonómica o local, el ministro y las autoridades de la administración correspondiente podrán fijar un porcentaje de reducción u otras condiciones específicas, si la situación sanitaria lo aconseja, teniendo en cuenta la necesidad de garantizar que los ciudadanos puedan acceder a su puesto de trabajo y a los servicios básicos.

Para el transporte entre islas y entre éstas y la península se establecerán unos criterios específicos, así como para facilitar el transporte de mercancías en todo el territorio nacional, con el fin de garantizar el abastecimiento.

El real decreto obliga además a los operadores de servicio de transporte de viajeros a realizar una limpieza diaria de los vehículos, de acuerdo con las recomendaciones que establezca el Ministerio de Sanidad.

Por su parte, los sistemas de venta de billetes por internet deberán incluir durante el proceso de compra un mensaje suficientemente visible en el que “se desaconseje viajar salvo por razones inaplazables”.

¿A qué tiendas puedo ir?

Estarán abiertas las tiendas de alimentos, bebidas, productos de primera necesidad, famarcias, médicos, ópticas, productos ortopédicos, higiénicos, prensa, estancos, equipos tecnológicos y de telecomunicaciones, alimentos para animales de compañía, tintorerías, peluquerías, comercio por internet, telefónico o por correspondencia.

La permanencia en los establecimientos cuya apertura esté permitida será la estrictamente necesaria para adquirir alimentos o productos de primera necesidad y no se podrá consumir en los mismos. Se evitarán aglomeraciones y se controlará que consumidores y empleados mantengan la distancia de al menos un metro.

¿Por qué las tintorerías seguirán abiertas?

La decisión de incluir entre los negocios que permanecerán abiertos las las tintorerías -algo que ha sorprendido a muchos ciudadanos- se ha llevado a cabo por razones de higiene y por la intención de alterar solo lo mínimo posible la vida de la gente, informan fuentes del Gobierno.

Además, el Ejecutivo entiende que hay personas que no tienen lavadora en casa y no pueden lavar a más de 60 grados, como es recomendable para la ropa, sábanas y toallas de las personas contagiadas o con síntomas.

¿Qué pasa con las peluquerías?

Finalmente el Gobierno ha decidido incorporar este domingo la suspensión de la actividad comercial de las peluquerías al decreto que declara el estado de alarma por crisis sanitaria. Únicamente, se mantendrá el servicio a domicilio para garantizar la atención de higiene en las personas más vulnerables.

¿Puedo pasear a mi mascota?

Se podrá pasear a las mascotas siempre de manera individual y respetando la distancia de seguridad con los dueños de otras mascotas. Las tiendas de alimentos de animales estarán abiertas así como los centros veterinarios.

 

Vía RTVE

 

Acceda al Real Decreto 463/2020, de 14 de marzo, por el que se declara el estado de alarma para la gestión de la situación de crisis sanitaria ocasionada por el COVID-19