Post navigation

,

Dpto. Laboral de AICA | Sentencia sobre un accidente “in itinere”

Estimados asociados, en la nota informativa de esta semana, analizamos una sentencia de la Sala cuarta del Tribunal Supremo (en adelante TS), de fecha 4 de julio de 2023 que aborda los accidentes de los trabajadores cuando acuden o vuelven a su domicilio tras su jornada laboral, hecho que la jurisprudencia de nuestros Juzgados de lo Social denominan “accidente in itinere”, lo que conlleva que la baja consiguiente sea calificada como accidente de trabajo y tenga una cobertura a efectos de prestación de Seguridad Social del 100% de importe de su baja por enfermedad.

La jurisprudencia de nuestros Juzgados de lo Social ha dictaminado también que, cuando el accidente del empleado trae causa por una actitud negligente (temeraria), el mismo no tiene la calificación de “accidente in itinere”, y por tanto, de la cobertura consiguiente de Seguridad Social del 100% de la baja por enfermedad.

En el caso que nos ocupa, un trabajador al volver del sufre un atropello cuando cruzaba una carretera o vía de circulación de vehículos a motor, con diversos carriles, por lugar no habilitado para el paso de peatones.

En los Fundamentos de Derecho de la sentencia, el TS explica que la simple infracción de las normas reguladoras del tráfico no implica, por sí sola, la aparición de una conducta imprudente calificada de temeraria, pues es obvio que no todas ellas tienen el mismo alcance e intensidad, debiendo analizarse cada caso concreto. No obstante, lo anterior, se continúa explicando en la sentencia que la carretera constaba de hasta cuatro carriles con doble sentido de circulación, amplitud y variación de sentidos que incrementaba el riesgo, el actor llevaba carga, lo que afectaba necesariamente a su movilidad para mermarla, era de noche y la iluminación provenía de la torre de luz del aeropuerto, además de que su ropa no era reflectante, circunstancias que minoraban la visibilidad. Además, el tramo por el que realizó el cruce no estaba habilitado para que así pudiera efectuarlo. En este contexto, el supuesto litigioso sí que encaja en el concepto de imprudencia temeraria, en su significado jurídico-doctrinal, dado que no se observó en la conducta la más elemental cautela o prudencia que resultaba exigible, Por el contrario, la falta total de cuidado del trabajador accidentado y la gravedad de su conducta adquirieron una intensidad claramente relevante. Por tanto, sin dejar de observar el deslinde y proyección del concepto de imprudencia en el ámbito penal y en sede laboral, la calificación de la imprudencia ha de ser temeraria cuando el trabajador ha omitido la más elemental diligencia, prudencia y cautela, asumiendo un riesgo evidente e innecesario de puesta en peligro de su vida, que llega a materializarse en un accidente.

Como siempre, desde el departamento Laboral de AICA, os mantendremos al tanto de las novedades jurisprudenciales  en materia de relaciones laborales.

 

Dpto. Laboral de AICA

juridico@empresariosdealcobendas.com

91 654 14 11