Post navigation

,

Dpto. Laboral de AICA | Sentencia del TJUE que establece que la empresa debe abonar las gafas a sus empleados

Estimados asociados, en la nota informativa de esta semana nos hacemos eco de otra sentencia que ha tenido cierta repercusión en los medios de comunicación.

En esta ocasión, abordamos una sentencia de fecha 22 de diciembre de 2022, de la Sala Segunda del Tribunal de Justicia de la Unión Europea (en adelante TJUE), que ha declarado que la empresa deberá asumir el coste de las gafas graduadas o de las lentillas de aquellos empleados que trabajen frente a una pantalla de ordenador y que las necesiten para corregir su agudeza visual.

El usuario afectado trabajaba para la Inspección General de Inmigración del Departamento de Cluj (Rumanía) y desempeñaba sus funciones con equipos que incluían pantallas de visualización. Según el empleado, trabajar frente a una pantalla de ordenador le provocó un importante deterioro de su vista. De hecho, siguiendo la recomendación de su médico especialista, el hombre decidió cambiarse de gafas graduadas para corregir la disminución de su agudeza visual. Como el sistema nacional de sanidad rumano no contemplaba el reembolso de los 530 euros que le costaron las mencionadas gafas graduadas, el trabajador peticionó a la empresa que le reembolsara dicha cantidad. Sin embargo, la Inspección denegó tal solicitud.

Ya en sede judicial, el Tribunal Rumano que enjuicio el asunto desestimó la demanda planteada por el trabajador y advirtió que no se cumplían las condiciones para obtener el reembolso solicitado, puesto que la normativa interna no establecía el derecho al reembolso de los costes de los dispositivos correctores especiales, sino únicamente un derecho a obtener tales dispositivos en caso de que fuese necesaria su utilización. No conforme con lo anterior, el empleado recurrió en casación ante el Tribunal Superior Rumano.

Entonces, este órgano jurisdiccional decidió suspender el procedimiento y plantear al TJUE cuatro cuestiones prejudiciales, entre ellas, el Tribunal preguntaba si la Directiva 90/270 referente a las disposiciones mínimas de seguridad y de salud relativas al trabajo con equipos que incluyen pantallas de visualización, debía interpretarse en el sentido de que la obligación del empresario de proporcionar a los trabajadores afectados un dispositivo corrector especial podía cumplirse, bien mediante la entrega directa del dispositivo al trabajador, bien mediante el reembolso de los gastos que este haya tenido que efectuar, o bien mediante el abono al trabajador de un complemento salarial de carácter general.

En palabras del TJUE, “el reembolso por parte del empresario del coste de adquisición de un dispositivo corrector especial es conforme con el objetivo de la Directiva 90/270, puesto que garantiza un mayor nivel de protección de la seguridad y de la salud de los trabajadores”.

Por último, la sentencia recoge que la finalidad de los apartados de la repetida Directiva que establecen la obligación de proporcionar a los trabajadores, “sin carga financiera alguna”, dispositivos correctores especiales en el supuesto de que resulten necesarios, puede alcanzarse, “bien directamente, mediante la entrega de tal dispositivo al trabajador afectado por parte del empresario, o bien indirectamente, mediante el reembolso del coste de dicho dispositivo por parte de dicho empresario”. Si bien es cierto que el TJUE no indica cómo debe hacer la empresa el reembolso, imposibilita que esa obligación se efectúe mediante el abono al trabajador de un complemento salarial de carácter general.

La antedicha sentencia es de aplicación directa en España, por lo que podría ser alegada ante nuestros Juzgados de lo Social por un empleado, que en un supuesto similar, solicite el pago de las gafas graduadas a la empresa y la misma no atienda su requerimiento de pago.

 

Departamento Laboral de AICA

juridico@empresariosdealcobendas.com

91 654 14 11