Post navigation

,

Departamento Laboral de AICA | Sentencia sobre teletrabajo

Estimados asociados, en la nota informativa de esta semana, comentamos una sentencia de la Sala de lo Social del Tribunal Superior de Justicia de Madrid (en adelante TSJM), de fecha 12 de enero de 2024, que aborda el despido de un trabajador que no quiso volver a trabajar a su centro de trabajo cuando estaba teletrabajando.

El TSJM en el fallo de su sentencia ha aclarado que toda persona tiene derecho a trasladarse, pero no a imponer el teletrabajo total y que si entendía que tenía derecho, debía acudir a los tribunales y no actuar por su cuenta desobedeciendo y no incorporándose a su puesto cuando debía hacerlo. Bajo estos argumentos, el TSJM ha declarado procedente el despido de una empleada por negarse a volver a España a trabajar tras trasladarse a México

El legítimo derecho que toda persona tiene a establecer su domicilio en el lugar que estime más conveniente para sus intereses personales y/o familiares no es absoluto cuando de relaciones laborales se trata, porque su ejercicio no puede imponerse al empleador.

La trabajadora, sabiendo que su lugar de trabajo era Madrid, decidió -en un momento temporal en el que disfrutaba de una excedencia voluntaria- cambiar su domicilio familiar, y ahora no puede obligar a la empresa a aceptar que este traslado familiar aceptando el teletrabajo al 100% solicitado, ni mucho menos que le sirva como justificación para no acudir a su puesto de trabajo.

Cuando decidió voluntariamente trasladar su residencia a México para mantener la unidad familiar porque su marido había sido destinado a la embajada de allí, recurrió primero a una excedencia voluntaria por 6 meses, pero ya entonces conocía que su puesto de trabajo no estaba en México sino en Madrid, y conocía cuál era su situación personal (madre de dos hijos menores), sin que, durante esos meses solicitara algún tipo de adaptación de su prestación de servicios de cara a la fecha de incorporación.

Estando en México pide por primera vez una reducción de jornada -que le es reconocida por el empresario- junto con la prestación de servicios en la modalidad de trabajo a distancia desde México por un 100% de la jornada y esto es lo que se le negó. Insistió varias veces, obteniendo en todas ellas la negativa empresarial y finalmente comunicó por correo su negativa a incorporarse y nuevamente por la misma vía, unos días después, manifestó que no iba a acudir a su puesto y centro de trabajo.

La normativa laboral española contempla una serie de medidas que tienden a favorecer el derecho a la conciliación de la vida familiar con la laboral, sobre todo en supuestos de hijos menores de edad, y entre ellas el teletrabajo, total o parcial, pero es una modalidad voluntaria tanto para la persona trabajadora como para la empleadora.

Explica el TSJM también que pudo haber reclamado judicialmente, pero lo que no podía era actuar por la vía de hecho, de forma unilateraldecidiendo incumplir su principal obligación como trabajadora que es prestar sus servicios para su empleador.

Por ello, seis ausencias injustificadas al puesto de trabajo suponen desobediencia en el trabajo y trasgresión de la buena fe contractual, así como abuso de confianza en el desempeño del trabajo, y amparan la procedencia del despido disciplinario ante una negativa expresa por parte de la trabajadora a reincorporarse a su puesto de trabajo en Madrid.

Como siempre, desde AICA os mantendremos informados de las novedades en Materia Laboral.

 

Departamento Laboral de AICA

juridico@empresariosdealcobendas.com

91 654 14 11